Imagen y Sonido

El pack perfecto: Samsung Smart TV +YOMVI gratis

Ahora, en todos nuestros centros por la compra de una Smart TV de Samsung, podrás disfrutar de un año totalmente gratis de una suscripción a Canal+ Liga en YOMVI.

promocion yonviYomvi es el servicio online de televisión a la carta de CANAL+. Su nueva aplicación ya está disponible y puedes descargártela en la tienda de Samsung Apps.

Ahora puedes acceder desde tu televisor Samsung Smart TV en exclusiva a los contenidos a la carta de YOMVI.

Ven a informarte, te esperamos en cualquiera de nuestra tiendas y podrás aprovecharte de esta gran oportunidad.

Sólo disponible hasta el 29 de septiembre ¡no lo dejes escapar!

 

¡Nuevo sorteo Sánchez! Llévate esta cámara digital totalmente gratis

Queremos agradecer la confianza que depositas en nosotros cada día. Para premiar tu fidelidad durante todos estos años, sorteamos esta fabulosa cámara digital con la que podrás captar todos tus momentos inolvidables.

¡Haz clic aquí y participa! ¡Suerte a tod@s!

cámara digital

 

 

¿Qué es un Smart TV?

Smart TV Samsung

Televisor Smart TV Samsung

Las televisiones inteligentes (también llamadas SMART TV o Televisiones híbridas) son aquellas que suponen la integración de Internet y el mundo 2.0 en un espacio en el que antiguamente sólo ocupaba la televisión. Nacen con el nombre de Internet TV allá por el año 2010 con la intención, principalmente, de llevar todo el contenido multimedia y a la carta que ofrece Internet a la comodidad del sofá y el mando a distancia.

Aunque el concepto puede ser aplicado a las set-top box (aparatos colocados, por lo general, en la parte superior de la TV que conectados a la misma la convierten en inteligente) lo más usual es identificar este concepto con el de una TV que integra todas las características propias de la Web más social.

Entre las muchas posibilidades que ofrecen este tipo de televisores podemos destacar: acceso a redes sociales, contenido (música, vídeo, imágenes) a la carta, visualización en alta definición, acceso a aplicaciones asociadas a un contenido concreto (como en los smartphones), grabación y almacenamiento de los contenidos emitidos por medio de un disco duro interno, reproducir contenidos a través de almacenamiento USB o Bluetooth, facilitar las compras por Internet, controlar la TV de forma remota a través de un smartphone o, incluso, y si se dispone de tecnología IP, realizar llamadas y vídeo-llamadas a través de Skype.

La Smart TV por excelencia : SAMSUNG SMART TV ES 8000

Si tuviéramos que optar por una SMART TV en relación a la calidad y el precio esa sería, sin duda, la Samsung ES8000. Se trata de una TV extraplana sin marcos que presume a la vez de diseño, potencia y funcionalidades.

 Interacción inteligente

La nueva y sofisticada tecnología de interacción inteligente te permitirá controlar tu televisión sin necesidad de utilizar el mando. La idea

es que puedas encender y apagar la TV, así como cambiar de canal, acceder a las aplicaciones y navegar por la web utilizando, únicamente, comandos de voz y movimiento. Además, podrás iniciar sesión en tus cuentas personales sin tener que escribir ningún tipo de contraseña ni usuario, gracias a la cámara integrada con reconocimiento facial.

Control inteligente

 Contenido Inteligente

Gracias a los tres últimos servicios de Samsung podrás experimentar de primera mano lo que significa el concepto “smart”: Kids,

Fitness y Family Story. La aplicación Samsung Kids conjuga entretenimiento con programas educativos. Con Samsung Fitness podrás realizar tus rutinas de ejercicio en tu propio hogar, mientras que Samsung Family Story te permitirá conservar los mejores momentos familiares. También  podrás disfrutar de impresionantes imágenes en Full HD 3D de la mano de 3D Explore. Por supuesto, podrás instalar todas las aplicaciones en redes sociales, como Facebook, Twitter, YouTube… y muchos contenidos más.

Samsung Apps

 Evolución, imagen y conectividad inteligente

El nuevo componente Smart Evolution, que actualiza tu televisión cada año, te permite mejorar ciertas características como el procesador, la resolución o nuevas aplicaciones. De esta manera podrás acceder a una televisión diferente de manera fácil y cómoda. Además, la calidad de imagen que ofrece su procesador Clear Motion Rate de 800 Hz destaca sobre las demás, con imágenes en 3D con Full HD 1080p. Por último, las posibilidades de conectividad que esta televisión ofrece van desde la posibilidad de realizar streaming desde otros dispositivos, compartir archivos, fotos y música. En realidad, las opciones se multiplican con la conexión WIFI que tiene integrada.

zp8497586rq

Tecnología 3D

Tecnología 3D en Centro Hogar Sánchez

Últimamente la industria de la televisión no para de innovar y lanzar productos con nuevas tecnologías. Primero fue el Plasma, después el LCD y el LED y hoy, la nueva forma de visión que causa furor, o al menos eso parece entre los fabricantes, es el 3D.

Aunque esta tecnología se está introduciendo actualmente en el mercado, lo cierto es que ya desde 2007 fabricantes como Mitsubishi o Samsung desarrollaban esta tecnología aplicándola a sus televisores. Hoy en día estos fabricantes han mejorado notablemente la calidad de sus dispositivos.

Actualmente la mayoría de los fabricantes más conocidos ya incorporan esta tecnología a sus equipos, concretamente a los de gama más alta. Sony, Panasonic, Philips, LG o Sharp ya se han embarcado en proyectos de desarrollo de dispositivos 3D, lanzando diferentes modelos que permiten visualizar imágenes de estas características.

A pesar de esto, los consumidores aún no están tan sensibilizados con esta tecnología, sobre todo teniendo en cuenta que aún no se ha aclarado exactamente en qué consiste, que los contenidos que existen para estos dispositivos son todavía escasos y que los precios son considerablemente altos en comparación con los televisores que no incorporan esta tecnología.

Tecnología 3D en tu casa con Centro Hogar Sánchez

En primer lugar es útil aclarar la duda de ¿qué es exactamente el 3D? Como sabemos, la mayoría de los televisores domésticos sólo están diseñados para reproducir imágenes bidimensionales, por el contrario las nuevas televisiones que incorporan esta tecnología, producen imágenes tridimensionales que aportan una sensación de profundidad que pretende imitar a la del mundo real.

Estas imágenes son posibles de apreciar gracias a la separación entre los ojos, lo que implica que veamos las imágenes desde ángulos diferentes, la mente “superpone” estas imágenes y las combinas creando la sensación de profundidad y dimensión en la mente.

En el cine, este proceso se genera cuando el proyector digital reproduce las imágenes del ojo izquierdo y derecho a 144 cuadros por segundo, intercaladamente. Para ver la imagen y decodificarla, se necesitan gafas especiales. Debido a la velocidad de cuadros y las gafas utilizadas, cada uno de los ojos del espectador recibe una imagen, con puntos de vista distintos, haciendo que el cerebro interprete profundidad mediante la fusión de las imágenes.

La filmación de imágenes en 3D se inspira en este proceso natural, ya que las cámaras que graban estas imágenes poseen dos objetivos separados por una distancia fija. Estas imágenes necesitan una reproducción especial que conserve la información de las imágenes, asegurando que cada ojo reciba y procese el contenido que le corresponde, para que al combinarse en la mente, pueda crearse la sensación de tridimensionalidad.

Como curiosidad, os informamos de la que existen personas que por causas genéticas no pueden apreciar las imágenes 3D, ya que son “estereoscópicamente ciegas” y no perciben la profundidad en las imágenes ya que sus ojos no pueden procesarlas correctamente. En EEUU se calcula que entre el 5 y el 10% de la población tiene este problema.

Para reproducir estas

imágenes existen diferentes sistemas, aunque se pueden resumir en “pasivos” y “activos”. El ejemplo más claro de los sistemas pasivos es el que se podía visualizar gracias a las gafas con cristales de dos colores, y que se hizo popular en los años 70 y 80. Estos sistemas son los más antiguos, y sus presentaban como puntos débiles la escasa definición de la imagen, especialmente en el color.
Se les conoce como pasivos ya que no existe interacción entre la reproducción de la imagen y las gafas necesarias para su visión.

Los sistemas “activos” son los más populares actualmente ya que permiten mejorar en gran

medida la reproducción y definición de las imágenes. En este caso, las imágenes se transmiten desde la pantalla diferenciando entre el ojo izquierdo y el derecho. Las gafas se sincronizan con la televisión o pantalla transmitiendo las imágenes de forma secuencial y a muy alta velocidad, permitiendo así una mejor calidad de la imagen.

Sin embargo, y con el rápido desarrollo que está experimentando esta tecnología, ya se han desarrollado sistemas integrados en las pantallas que permiten percibir el efecto 3D sin necesidad de gafas. El más efectivo es el autoestereoscopico, que consigue el efecto de profundidad del cine. Es un televisor LCD normal que posee una pantalla ondulada delante que es capaz de emitir en varios ángulos de visión horizontal, de forma que cada
ojo percibe uno de esos rayos y se encarga de “cruzarlos” ofreciendo la
sensación de profundidad.

Estas son las características más notables del funcionamiento de la tecnología 3D, que promete ser una de las grandes revelaciones en la reproducción de contenidos. Los fabricantes se esfuerzan constantemente por mejorar su calidad y crear más contenidos con estas características que permitan que esta tecnología se asiente de forma más generalizada entre los consumidores.

Televisores: LCD O Plasma

Teniendo en cuenta la velocidad a la que avanza la tecnología, a veces, es difícil no sentirse perdido entre tantas opciones y productos. Hablamos de pantallas de televisión, una línea en la que conviven diferentes sistemas como el Plasma, LCD o la ú

ltima innovación, las pantallas LED.

Hace unos años, la elección se basaba únicamente en tamaño y marca, sin embargo ahora hay

muchos más aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de adquirir la pantalla que deseamos en nuestro hogar. Es importante hacer una buena elección ya que ésta tendrá consecuencias tanto en la inversión como en la calidad de la imagen o el consumo energético.

En este post podrás encontrar algunos datos que esperamos, te sean útiles a la hora de hacer tu elección.

En primer lugar vamos a enumerar las tecnologías más importantes: Plasma y LCD. Muchos usuarios se confunden pensando que la nueva tecnología LED es un sistema de imagen diferente, sin embargo este sistema es un tipo de retroiluminación para los paneles de cristal líquido conocidos como LCD. De manera que existen dos únicos tipos de pantalla: Plasma y LCD.

Después de aclarar este punto, podemos empezar a profundizar en cada una de los sistemas.

PLASMA: el Plasma o PDP (Plasma Display Panel) es un dispositivo de visualización plano en el que la luz es creada por fósforos –rojos, verdes y azules- a los que se aplica una descarga eléctrica. La combustión se produce por una combinación de gases nobles, que se alojan en pequeñas celdas selladas que pasan a estado plasma (gaseoso) al ser activados por electrodos.

Es al igual que los antiguos televisores CRT o de tubo, un sistema que emite luz propia, es por eso que la tecnología LED no puede aplicarse a este tipo de dispositivos.

A diferencia del PLASMA, el LCD es un sistema transmitivo, ya que la luz, producida por una fuente posterior, traspasa la pantalla donde es transformada. La pantalla está formada por píxeles de cristal líquido que reaccionan a las descargas eléctricas. Estas moléculas giran dejando pasar más o menos cantidad de luz, creando así las escalas de grises. Los diferentes colores se crean mediante filtros cromáticos.


Además de estas características técnicas, existen otras diferencias en otros elementos del funcionamiento de las televisiones.

Uno de estos elementos es el CONTRASTE, se trata de la proporción de brillo entre las partes blancas y negras que la pantalla puede ofrecer simultáneamente. Este dato se muestra con dos números separados por dos puntos donde el segundo número siempre es 1. Cuanto mayor es la proporción de contraste, mayor es la diferencia entre el negro y el blanco, y por tanto mejor es la visibilidad.

En este caso el Plasma es el dispositivo que ofrece un mejor contraste, ya que puede producir un negro más profundo, esto se produce gracias al apagado de las moléculas de fósforo, de manera que el negro se da por la ausencia de luz, por lo que es mucho más puro.

El LCD sólo puede producir grises muy oscuros, pero no el negro total.
En cualquier caso hay que tener en cuenta que las cifras ofrecidas por los fabricantes en la medición de este elemento son teóricas, es decir, tomadas en entornos difíciles de reproducir en ambientes domésticos.

El BRILLO es el flujo luminoso medido en una dirección determinada. Al igual que ocurre con el contraste, las medidas que establece el fabricante para cada aparato son muy difíciles de repetir en entornos domésticos.

Sin embargo, se sabe que el LCD ofrece una imagen mucho más brillante que el Plasma en condiciones de alta luminosidad. El Plasma, por el contrario, rinde mejor en espacios más oscuros. En este sentido, y dado que los espacios totalmente oscuros son difíciles de recrear cotidianamente, el LCD supera al Plasma.

En cuanto al ÄNGULO DE VISIÓN, debemos de tener en cuenta desde qué ángulo podemos ver bien la televisión, sin perder las propiedades de brillo, color y contraste. En este caso, el Plasma es claramente superior a la calidad de imagen del LCD, aunque el segundo sistema está incorporando mejoras progresivas para alcanzar una visibilidad más clara.

COLOR, en cuanto al color podemos afirmar que el Plasma ofrece colores más cálidos, precisos e intensos, pero no saturados. El LCD produce tonalidades más brillantes y dinámicas, mucho más vivas. En este caso, no se trata de una decisión basada en la calidad, sino en el gusto del consumidor y el uso que le vaya a dar a la televisión.


IMAGEN QUEMADA, se trata de un efecto que produce que una imagen estática que se ha reproducido durante un tiempo, quede sobreimpresa en la pantalla. Dependiendo de la situación, esta imagen puede quedar marcada en la pantalla durante varias horas o incluso días, y en algunos casos ser irreversibles sólo pudiéndose solucionar “quemando” una imagen blanca. En este caso el LCD evita el problema, cosa que no consigue hacer el Plasma.

IMAGEN FANTASMA (Ghosting) se trata de una estela que dejan las imágenes al reproducirse, este efecto es especialmente notable en los televisores LCD y se produce por una pérdida de definición de los contornos activos que se produce a causa del tiempo necesario que necesitan las moléculas de cristal líquido para reaccionar ante las descargas eléctricas aplicadas y manipular la luz que reciben.

Es más visible en películas de acción o retransmisiones deportivas, en las que se llega a hablar del “efecto cometa” de los balones. La medición que se realiza del tiempo que necesitan las moléculas de cristal líquido para manipular la luz que las atraviesa se mide en milisegundos, sin embargo, las medidas que los fabricantes facilitan no son muy fiables. El ojo humano no percibe velocidades de reacción inferiores a 8 milisegundos, sin embargo, algunos dispositivos que establecen esta velocidad en 3 milisegundos todavía sufren este efecto.

En Plasma es inmune a este efecto ya que la combustión del fósforo es casi instantánea y más sencilla ya que sólo se pueden dar dos opciones, encendido y apagado, por lo que el problema de la imagen fantasma es casi inexistente.

Fuente: ¿Qué sabes de…? http://www.quesabesde.com/televisores-lcd-plasma-articulo-172.html